Drenaje linfático manual anatomía y funciones

publicado en: Drenaje linfatico, Fisioterapia | 0

Sistema linfático:

 

El sistema linfático es un componente especializado del sistema circulatorio, distribuido por casi todo el organismo con el objetivo de transportar la linfa, desde los tejidos intersticiales hasta el sistema venoso. Se encarga de transportar todo lo que el sistema circulatorio no puede. Tiene dos funciones principales, circulatoria e inmunitaria. La función  circulatoria se encarga del drenaje y transporte del líquido intersticial y regular su composición. La función inmunitaria depende de los tejidos y de los órganos linfoides y se encarga de la producción y transporte de macrófagos, linfocitos B y linfocitos T. El drenaje linfático manual se define como una técnica que se aplica con las manos, con la finalidad de reabsorber o drenar el exceso de substancias del espacio intersticial y transportarlo hacia el  sistema vascular.

El sistema linfático está compuesto por capilares linfáticos, vasos linfáticos (formados por pre colectores, colectores, troncos y conductos terminales), ganglios linfáticos y linfa. Con el drenaje linfático manual se pretende estimular el sistema linfático, desde los ganglios, estimulándolos, hasta los capilares linfáticos donde se ayudara a reabsorber los excesos de linfa acumulada.

 

Capilares linfáticos:

 

Los capilares linfáticos están situados a nivel de la dermis y son unos vasos microscópicos de extremo ciego y que tienen su origen en los espacios intercelulares donde forman redes. La pared de estos capilares está formada por células endoteliales con una membrana basal no continua que forma vías de penetración para el líquido, el espaciado de apertura de estas células es cinco veces superior que las del capilar sanguíneo. Su función es reabsorber el líquido intersticial y las macromoléculas.

 

Vasos linfáticos:

 

Los vasos linfáticos están estructurados por tres capas, la capa intima formada por células endoteliales, la capa media de membrana lisa y la capa adventicia formada por tejido conjuntivo. Los pre colectores linfáticos están a continuación de los capilares, con un estructura parecida al colector pero carecen de válvulas. Los colectores linfáticos están formados por linfagiones, que son cada uno de los segmentos del vaso linfático comprendidos entre dos válvulas sucesivas. Estos colectores acompañan el trayecto de las venas y tienen una estructura similar a estas. La función principal es favorecer la circulación linfática, gracias a la presión y llenado del linfagión, mediante el estiramiento. Con la técnica de llamada del drenaje linfático manual se estimula el movimiento de la linfa al estirar la piel.

 

Ganglios linfáticos:

 

Los ganglios linfáticos son capsulas fibrosas divididas por trabéculas en su interior y cumplen dos funciones, sirven como depósito de la linfa y tienen una función inmunitaria ya que ayudan en la filtración y la fagocitosis, ralentizan la linfa produciendo una exposición a macrófagos que fagocitan bacterias y células de desecho y contribuyen a la hematopoyesis, madurando linfocitos T y produciendo anticuerpos a partir de linfocitos B. El drenaje linfático manual se empieza estimulando los ganglios y finaliza con su drenaje.

 

Linfa:

 

La linfa es el líquido que circula por los vasos linfáticos procedente del espacio intersticial. Se moviliza gracias a dos factores, uno intrínseco, gracias a los linfagiones y otro extrínseco gracias a las contracciones musculares adyacentes, la pulsación de las arterias adyacentes, los cambios de posición por acción de la gravedad y los movimientos respiratorios, la inspiración desciende el diafragma y aumenta la presión abdominal y disminuye la torácica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *