Fascitis plantar

La fascitis plantar es la inflamación de la fascia plantar, que es el tejido que une los dedos del pie con el talón. Se produce por pequeños desgarros e inflamación en la fascia plantar.

Es uno de los motivos más habituales de dolor en la planta del pie y del talón.

Síntomas de la fascitis plantar

El síntoma más habitual es el dolor agudo al estar de pie y dar los primeros pasos.

Puede reducirse a medida que andamos pero volver a aparecer si mantenemos la marcha o estamos de pie durante mucho tiempo.

Factores de riesgo

Tenemos más opciones de sufrir una fascitis plantar si:

  • Tenemos sobrepeso.
  • Usamos calzados no adecuados para la actividad que realizamos.
  • Practicamos atletismo, ballet o gimnasia deportiva.
  • Es más fácil que aparezca entre los 40 y 60 años.
  • Si tenemos un pie plano.
  • Hábitos inadecuados al andar.
  • Si trabajamos estando la mayor parte del día de pie.

Si no tratamos adecuadamente la fascitis plantar podemos sufrir otras consecuencias como que se cronifique o padecer otras lesiones en tobillo, rodillas o cadera producidas por los cambios en el modo de andar.

Tratamiento para la fascitis plantar

Antes de iniciar un tratamiento, si aún no hemos sufrido una fascitis o estamos en fases iniciales o finales del tratamiento podemos tomar una serie de consideraciones básicas, como:

  • Calentar la zona antes de iniciar la actividad física.
  • Estiramientos específicos de la fascia.
  • Elegir un calzado adecuado para la actividad que vamos a realizar.

Tenemos varias opciones, desde la fisioterapia a domicilio, de tratar una fascitis plantar según el estado en el que nos encontramos. Entre los más habituales:

  • Crioterapia en la zona del dolor, sobre todo en las primeras fases.
  • Electroterapia, sobretodo ultrasonidos una vez superada la fase aguda del dolor y electro estimulación.
  • Masaje para reducir la hinchazón y la tensión muscular.
  • Vendaje o taping en la planta del pie, normalmente con esparadrapo que ayuda a descargar la tensión en la zona.

Otros tratamientos:

  • Uso de plantillas adaptadas y de descarga.
  • Uso de férulas para descargar la fascia y mantener su correcta posición.

Si ninguna de estas técnicas consiguen solucionar la fascitis plantar deberíamos plantear, con un médico, la opción de pasar por quirófano, aunque debe ser como última alternativa ya que no es seguro que mejore el estado.

Si necesitas un tratamiento para una fascitis plantar, contacta con nosotros, uno de nuestros fisios a domicilio te valorará y pautara el tratamiento más adecuado a tu situación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Te ayudamos?
Hola!
Si necesitas más información o quieres reservar visita abre el chat y te ayudamos.