Tendinitis del supraespinoso

La tendinitis del supraespinoso es la causa más habitual de dolor en el hombro. 

Está producida por una inflamación del tendón de este músculo, normalmente son lesiones de repetición, es decir, se producen en mayor medida en trabajos repetitivos que impliquen movimientos del hombro. 

La inflamación provoca una reducción del espacio subacromial, que es lo que acaba ocasionando el dolor. 

Una tendinitis mal tratada puede producir la rotura parcial o total del tendón. 

La tendinitis del supraespinoso es una lesión del manguito rotador del hombro, que abarca varios músculos y tendones. Las lesiones del manguito rotador pueden incluir uno o varios de estos músculos y tendones. 

Síntomas de la tendinitis del supraespinoso. 

Cuando tenemos dañado este tendón podemos sufrir en mayor o menor medida las siguientes consecuencias:

  • Dolor en la zona anterior del hombro, que puede afectar el cuello y la zona escapular. El dolor puede irradiarse por el brazo hasta el codo normalmente. 
  • Dolor al abrir el brazo y levantarlo hacia delante por encima de la cabeza. 
  • Disminución de la movilidad. 
  • Reducción de la fuerza muscular. 
  • Dolor al tacto o presión sobre la zona anterior del hombro. 

Tratamiento tendinitis del supraespinoso 

El tratamiento más habitual en esta y en la mayoría de tendinitis será la aplicación de medidas antiinflamatorias, como medicamentos o crioterapia. Es muy importante saber que en estos casos la medida de termoterapia a usar será el frío, que reducirá la inflamación, no usaremos calor ya que aumentará el dolor. 

En fisioterapia el tratamiento más habitual y efectivo será el masaje que reduzca la tensión del músculo supraespinoso y los demás músculos implicados en el hombro para disminuir el dolor. 

También se pueden usar otras técnicas analgésicas como la electroterapia con TENS, Ultrasonidos…

Ejercicios para el paciente con tendinitis

La persona que sufra esta lesión tendrá que tomar antiinflamatorios, usar hielo o acudir a su fisioterapeuta de manera más o menos habitual, para evitar, en la medida de lo posible, todo esto lo mejor que puede hacer es adoptar una serie de pautas de ejercicios que mantengan toda la estructura lo mejor posible. 

Una correcta pauta de ejercicios puede ser la siguiente:

  • Flexionamos el cuerpo hacia delante, dejamos caer el brazo afectado dejándolo muerto y hacemos un movimiento de balanceo en círculos o hacia delante y hacia atrás. Es muy importante dejar el brazo totalmente relajado y no hacer movimientos forzados. Este ejercicio lo haremos durante un minuto.

Estiramientos

  • Ponemos la mano del brazo afectado sobre el otro hombro. Con la mano que nos queda libre cogemos el codo del brazo afectado y lo llevamos hacia arriba suavemente hasta notar tensión pero sin dolor excesivo. Aguantamos unos segundos y relajamos. Hacemos 10 repeticiones.
  • Nos ponemos junto a una pared, podemos hacerlo de lado o enfrente de ella. El ejercicio consiste en ir alzando el brazo afectado por la pared, usando los dedos como si subieran por una escalera. Una vez alcancemos el punto más alto aguantamos un poco y volvemos a descender lentamente. Haremos 10 repeticiones.
  • Colocamos la mano del brazo afectado detrás de la cintura e intentamos elevarla por la espalda hasta donde podamos. Mantenemos la posición unos segundos y volvemos a bajar. Hacemos 10 repeticiones.
  • Con la espalda apoyada en la pared, nos cogemos ambas manos entrelazando los dedos detrás de la nuca. El ejercicio consistirá en mover los codos hacia atrás intentando tocar la pared con ellos. Mantenemos la posición unos segundos y relajamos. Hacemos 10 repeticiones.

Fortalecimiento

  • Estirados boca arriba, con el codo enganchado al cuerpo y la mano mirando hacia arriba, levantamos el brazo hacia el techo. Podemos utilizar pesos hasta 2-3 Kg según el estado en el que nos encontremos. Hacemos 10 repeticiones.
  • Estirados de lado, sobre el brazo sano. El brazo superior enganchado al cuerpo y el codo en flexión de 90º. Hacemos un movimiento de rotación del hombro, para que la mano quede apuntando al techo. Podemos utilizar pesos hasta 2-3 Kg según el estado en el que nos encontremos. Haremos 10 repeticiones.
  • Sentados o de pie, cogemos un par de pesos 2-3 Kg como máximo, el ejercicio consistirá en levantar ambos brazos hacia delante, nunca superando la altura del hombro. Hacemos 10 repeticiones.

Como siempre os aconsejamos, pedir ayuda profesional antes de realizar estos o cualquier otro ejercicio de rehabilitación.

Si necesitáis ayuda, podéis contactar con nosotros y un fisio a domicilio acudirá para guiarte en todo el proceso de recuperación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Te ayudamos?
Hola!
Si necesitas más información o quieres reservar visita abre el chat y te ayudamos.